viernes, 13 de octubre de 2017

Ave fénix

La realidad es que no puedo dejar de imaginarte.
Siempre te tengo en mis pensamientos, y ¿sabes qué? Que no me importa. Porque fuiste parte de mi pasado. Un pasado que tuve que superar para poder seguir adelante.
No. Ya no me importa imaginarte. Como tampoco me importa recordarte, ni tampoco pensarte. Ya no duelen los momentos. Ya no rasgan tus recuerdos en mi piel.
Poco a poco, mi mente ha ido adquiriendo poderes que me han hecho soportarte. Aunque sabes que sólo tú vas a ser quien me haga estremecer.

Tú has sido todo lo que he querido, has sido mi pasado, mi presente y seguirás siendo mi futuro. Sin embargo, en este futuro que me espera, solo serás un recuerdo que me hará madurar. Que me hará volver a levantarme, y, lo mejor de todo, que me hará superarme.
Ahora comienzo a ser feliz.

Se presenta una etapa de bonanza y nuevos caminos. Y, sinceramente, voy a aprovecharla al máximo. Porque estoy en un presente precioso, lleno de tranquilidad y paz. Porque, por fin, he conseguido lo que necesitaba.


Renazco de mis cenizas, y sonrió.
Porque, al fin y al cabo, he conseguido lo que me merecía.

1 comentario:

  1. bonitas palabras!!
    tenia pendiente leer tu blog, creo que va a estar bien, compre tu libro el otro dia, debio haber llegado a casa esta semana, mañana mirare en la web de la editorial a ver cuando lleagrá :)
    De todas maneras no esperaba que el primer post que iba a leer (ultimo escrito supongo porque es reciente..) fuera de desamor! aunque bueno, se te lee fuerte y “renacida de tus cenizas” eso esta bien, ánimo! ire comentando los post!!
    Encantado de “conocerte” jejejejeej
    Besos.
    J

    ResponderEliminar