jueves, 29 de diciembre de 2016

Intocables

¿Cómo puede ser que pueda levantarme otra vez? 
Ni si quiera yo lo sé. Mis rodillas siguen magulladas, mis manos encorbadas sobre la arena. El sudor se precipita sin aviso por mi frente hasta llegar a mi nariz puntiaguda.
Cae valiente al suelo y se disuelve.

Yo sigo mirando al suelo. Diminuta. Incapaz.

No soy nadie, me repito. No soy nadie.
Y mi pasado sigue atormentándome fugazmente. Mi presente empuja sobre mi cuerpo una carga que no sé si soportaré. Y mi futuro se visiona entre las llamas de una manera endurecida.

¿Y cómo puede ser que vuelva a levantarme de esta? Seguiré preguntándome una y otra vez.
Una imagen aparece en mi cabeza. Un día, un momento, una casualidad, un abrazo. Quizás una risa, o quizás solo sea una simple mirada. Pero ahí están ellos.

Me tienden la mano y me sonríen sin malicia.
"Vamos Eva. Este no es tu punto y final. Solo el comienzo de una nueva etapa."
¿Cómo puedo seguir caminando? Me preguntaréis algunos. Porque los tengo a ellos. Porque no son nadie, pero lo son todo para mi.

Eva Lermas F.

No hay comentarios:

Publicar un comentario