martes, 22 de noviembre de 2016

Rarezas

No entiendo cómo podemos aceptar que se discrimine tanto a las personas. Que haya tantos grupos sociales y tanta diferencia entre éstos. Y si no se encuentran en el tuyo, debas ser un bicho raro.
No todos tienen la oportunidad de estudiar, ni de tener unos padres que les comprendan, o unos gustos comunes a la gran mayoría. En realidad, no todos somos iguales, y cada uno debe hallar su camino sabiendo que éste va a ser dificultoso según elijas. Pero, no por esta razón, por ser diferente a la mayoría, significa que tales personas sean inferiores.

No entiendo cómo podemos tratarlas de esta forma, como tampoco entiendo el por qué los demás dejamos que así sea.

En verdad, la culpa no sólo la tienen los que critican o actúan, sino los que observamos, pasivos, que todos estos actos ocurran solo por no ser discriminados y tratados como ellos.

Creo, más aún, que incluso nosotros, los que no hacemos nada, somos los más culpables de todo.

Eva Lermas Fernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario