martes, 17 de mayo de 2016

Del "Semanario Pintoresco Español", periódico y géneros literarios

Esta vez hablaremos de tan importante "Semanario Pintoresco Español", tema principal de mi tesina. En realidad, esta investigación la realicé hace un año sin más fundamento que la de acabar mi carrera y especializarme en el Máster de Literatura e Investigación. Pero por problemas personales no he podido seguir con el trabajo y convertirlo en una tesis hecha y derecha. Así pues, espero que os sea de ayuda y agrado para estudios posteriores. Y, a ser posible, intentaré continuarla y acabarla en un plazo próximo.
A continuación os dejo, de la manera más breve posible, un trozo de mi Trabajo fin de Carrera.

“El Semanario pintoresco español es uno de los periódicos más importantes del siglo XIX. Originado por Mesoneros Romanos en 1836, abarca todo tipo de géneros con temas románticos y costumbristas. Tras varios cambios de dirección, esta empresa periodística acabó cerrando en 1857.
Este periódico publicaba semanalmente. En una de estas publicaciones, Mesoneros Romanos nos ejemplificó en el “prospecto” los temas principales a tratar por el mismo. Por tanto, en el Prospecto del Semanario Pintoresco Español se nos expondrá sin moderación las nuevas perspectivas del comercio de librerías, las cuales preferían abaratar las compras de libros para que pudieran acoger al máximo número de lectores posible.

Puesto que es una revista ilustrada, el Semanario Pintoresco Español comienza incorporando técnicas y objetivos ensayados en otros países europeos como Francia o Gran Bretaña. Acabó convirtiéndose en el periódico que mejor constataba la trayectoria costumbrista. Ironizando la realidad, influyó en los pensamientos y actitudes de la sociedad madrileña, puesto que transmitía y defendía lo tradicional como única vía aceptable: la familia, el hogar, el orden, la austeridad, etc.

Todos estos temas vienen plasmados en diferentes géneros literarios, puesto que no hay un tipo al que se dedique únicamente. Aunque sí existe un mayor número de publicaciones de artículos periodísticos (es una revista ilustrada o periódico), también se han observado otros géneros literarios, como son el narrativo, en el que hallamos novela, folletines, cuentos o relatos y los artículos de costumbres; el género lírico, al que pertenece la poesía; y el dramático, puesto que también se realizaban críticas teatrales en la primera época del Semanario. Por otra parte, también tenemos conocimiento de que esta revista publicaba otro tipo de artículos que no fueran literarios. Por ejemplo, la arqueología, la historia, la geografía, impresiones de viajes, etc son algunos de los tantos temas diversos que acaban compartiendo con el público lector.

En relación con los géneros literarios mencionados anteriormente, la poesía acaba configurándose como una entidad propia a partir del año 1839, individualizada y separada del resto de los géneros citados. Las primeras composiciones poéticas aparecen el 29 de mayo de 1836. No siendo del total agrado del público comienzan a aparecer composiciones de temas líricos, humorísticos y satíricos, con versos de ocho o seis sílabas que adoptaban forma de villancico (Rubio, 2005: 113).

Por otro lado, tenemos el género narrativo, el cual obtiene un auge gracias a la corriente literaria del Romanticismo. La novela fue considerada como un apartado casi obligatorio en las publicaciones periódicas del siglo XIX. Las temáticas de corte sentimental y las fantásticas eran las más concurridas y aceptadas por el lector, mientras que las narraciones de temas góticos apenas eran citados en este periódico.

En resumen, el Semanario Pintoresco Español acabó abarcando diversos géneros y temas con los que construir un periódico ecléctico. José de la Revilla explica claramente cuál va a ser la finalidad de este semanario:

Luchar pues con partidos opuestos en doctrinas y resultados; buscar la verdad en medio de doctrinas exclusivas, vertidas en el calor de sus fogosas contiendas; censurar alternativamente a unos y a otros, y conceder a todos el elogio a que se hagan acreedores por su mérito respectivo; es comisión harto delicada en verdad para que nos prometamos salir airosos de tamaño empeño. Aun concedido el supuesto de que nuestros juicios fuesen sumamente ajustados a la razón y el buen gusto (supuesto que de ningún modo nos concederemos a nosotros mismos) precisamente nuestra adhesión a las decisiones del juicio sensato, nos hará pasar en el concepto de unos la plaza de clásicos, en la de otros la de románticos. (Tomo I, número 1, 1836, p. 16)"
 Eva Lermas Fernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario