jueves, 3 de diciembre de 2015

No es oro todo lo que reluce


Esto va a ser una reflexión. Un conjunto de ideas que pueden no tener sentido, pero mi cabeza las procesa rápidamente. Estos pensamientos van acelerados por mi mente; recorren mi cuerpo, y después se exteriorizan de múltiples maneras.

Pensamientos tristes, alegres, nostálgicos o simplemente felices. Pero bueno, hay que dejar bien claro que estar alegre no significa ser feliz, como estar nostálgico no implica estar triste y deprimido; porque hay que diferenciar entre tantos sentimientos que una persona puede contener en su cuerpo.

¿¡No podría ser más fácil!?

Y claro... dentro de poco será Navidad. Y yo debo distinguir estos términos. Debo saber diferenciar entre nostalgia y tristeza, por ejemplo. O también debo saber cómo comportarme ante ciertas personas. Por esta razón, hay que conocerse uno mismo, y también conocer al prójimo. 

Entonces... hay que ser educado en estas fechas en las que estamos, hay que saber diferenciar entre múltiples sentimientos que salen a borbotones por nuestros poros. ¿Y cómo se hace eso? Yo, sinceramente, no sé. No sé fingir ante personas con las que no tengo feeling. Como tampoco sé diferenciar entre tristeza o nostalgia, o entre alegría y felicidad.

¿Podría ejemplificarlo de alguna manera? Puede.

Por ejemplo, estas fiestas navideñas estaré nostálgica pero alegre, que no feliz. Nostálgica por no tener a una persona muy importante en mi vida. Nostálgica porque sé que no volveré a verle, porque sus risas no seguirán zumbando entre las paredes de mi casa, la noche de Nochebuena. Pero no estaré triste, sino alegre, porque por primera vez en varios años podremos estar "toda" la familia (a excepción de tal persona). Porque es un día importante, un día de risas y de alegría, en el que disfrutaremos un año más de nuestra compañía, y añoraremos, otro año más, a las personas que no están con nosotros.

Aún así, sigo sin saber distinguir estos conceptos, y tampoco sabré diferenciar y apartar de mí estos sentimientos que inundan mi cuerpo, mi mente y mi ser.

Por eso brindo, junto a vosotros: por otro año más, de alegría y nostalgia.

Lara Evems

Un recuerdo es una fotografía tomada por el corazón, para convertir un momento especial en algo inolvidable...



No hay comentarios:

Publicar un comentario