viernes, 2 de enero de 2015

Aún no es el final


No pude dormir. 

Los sueños me atormentaban. Las sombras se encontraban presentes ante mí, matizando mi entorno en un tono grisáceo. Como un túnel caía una y otra vez en determinados lugares; en momentos precisos y erróneos, según mi pobre opinión.

No podía alcanzar tierra firme. Me hallaba, a todas horas, volando prematuramente sobre un cielo de recuerdos vertiginosos. Algunos positivos, aunque la mayoría oscurecían y nublaban mi mente.
No supe cuánto tiempo estuve vislumbrando mi horizonte; meditando sobre mi vida en aquellos momentos de vuelo. Los sueños y esperanzas me sacudían para, en algunos casos, recordarme que no me encontraba sola. Que todo podría cumplirse, que mi final aún estaba por llegar; y se vaticinaba verdaderamente hermoso.

Pero las pesadillas ocultaban parcialmente mi objetivo. Unas imágenes relucientes permanecían fijas ante mi persona, allá sobre el cielo. Impasibles y brillantes, como si de una estrella se tratase, me miraban aturdidas por el golpe de oscuridad que las envolvía. Mi vuelo fallecía, aún no podía alcanzar esa estrella que me pertenecía...

Y me desperté.

Una frase acogedora sobresalía de mis labios. Un conmovedor y apreciado significado se introdujo en mis oídos y apaciguó mis sueños:

Al final todo acabará bien, y si no acaba bien, es que aún no es el final.  

Lara Evems  

No hay comentarios:

Publicar un comentario